Hispanic Identity

We respond differently to Hispanic cultural meanings because some of us grew up abroad, some of us grew up here, and some of us were born here.


We are bicultural, we can go back and forth and in between.



Content Writing With A Literary Flourish

Digital content writing can benefit from the full array of literary resources an author uses to write novels and short stories. Creative writing offers many possibilities. It allows the brand to join their clients in the story, to overcome obstacles together, and engage them.

A Hispanic identity with many variables

Hispanic content writing should be high quality

Branding determines if content needs to be in Spanish or Spanglish, as well as its style, pace and voice. The brand holds the backstory, the big picture. And the product/service is the protagonist, because the main character should always be the target market. 


Content writing should not be constrained to a succession of sentences describing, recommending or embellishing a product. Digital content needs readers not browsers; readers that want to come back because they liked what they read, and ultimately like the brand. 


And most importantly, content writing that targets Spanish speaking consumers should never be a direct translation. We all have seen the results of a direct translation. We end up with a sequence of sentences based on meanings from a non Hispanic culture, that may say something but does not communicate or engage. The spray in Spanish and pray in English translations are not the optimal solution for marketing content.

Content writing with a literary flourish

Below, you’ll find some examples of Hispanic content writing with a literary flair

microblogging

Link to microblog post

El aroma de auto nuevo la envolvió. Miró al mundo, era suyo. 

Microblog post

Recordó a su padre «echándole mecánica» a su carrito; su «listo, hija». Los nervios en el smog check y las llantas usadas. «Thank you», le dijo al vendedor. Abrió la portezuela. Sonrió. El aroma de auto nuevo la envolvió. Se acomodó. Ajustó el asiento, los espejos; encendió el motor. Y, como nunca antes, miró al mundo. Era suyo.


You come a long way! [Brand name] te agradece por dejarnos ser parte de tu sueño.

Facebook post

You come a long way! Welcome al aroma de tu auto nuevo. Mira al mundo, it’s yours! #yoursueño[brand name]

Tweet

Cuando abrió la portezuela, supe que mi clienta había cumplido un sueño. [Brand name] te agradece el permitirnos ser parte de tus sueños.

Testimonial

Mi papá se me vino a la mente echándole mecánica a mi vieja carcacha. Mis nervios antes del smog check y las llantas usadas. Por fin, abrí la portezuela. El aroma de auto nuevo me envolvió. No lo podía creer. Ajusté el asiento, los espejos; encendí el motor. Y, como nunca antes, miré al mundo. Era mío.


[Customer name]

BLOGGING

Link to blog post

Click here and go shopping con tus amigas.


Blog post

Well, si voy con mis amiguis, el cafecito es de dos horas. Para empezar, todas llegamos tarde. Pero ya sabemos. El freeway iba “bumper to bumper”. LOL, that’s my favorite excuse. Nos besamos ese beso volado en la mejilla y después de decirnos “qué cute” nos vemos, por fin nos sentamos.


Paula y yo siempre ordenamos antes; ya sabemos que Rosy va a levantar su manita para preguntar si el café es decaf, really, really decaf. Y que no le gusta la crema, quiere leche fresca. OMG! Para entonces, yo ya me eché mi café y estoy lista para ordenar mis Benedict’s Eggs de [Restaurant name], que tanto me gustan.


I love my friends, we always laugh como loquitas. Sometimes, I try to behave. Y la risa me vuelve a ganar. “Es el café, mija”. De ahí nos vamos de shopping, primero a [Cosmetic/perfume store name]. I can’t help it! Me encantan los perfumes. Después, pero of course, directito a los zapatos. We love shoes! We’ll go to [Apparel store] afterwards. Right now, aquí nos quedaremos en [Shoe store name] un ratito, o más bien un ratote.


Besito, Lilia


Quédate con [Mall Name]

There's much to see here. So, take your time, look around, enjoy shopping con tus amigas.


Tweet with link to blog post

Quédate con [Mall Name]. There's much to see here. So, take your time, look around, enjoy shopping con tus amigas. #Amigas[Mall name]




We all like stories

Family stories, friendship stories, legends, memories, anecdotes...

Below, we have the story of Luisito, a boy on a quest. With his mobile phone, he will try to take a picture of a monster in the middle of the night.

BLOGGING

Link to blog post

¿Cómo Luisito descubrió que los monstruos no salen en las fotos?


Blog post

Los monstruos no salen en las fotos


Esperó a distinguir en la oscuridad. Quitó las cobijas una a una y se deslizó hasta tocar el piso. De puntillas llegó y, a tientas, desconectó el teléfono. Ya adentro de la cama, lo encendió. Esperó y esperó. Pero el sueño acabó por vencerlo.


Vio a Chachito. Con el teléfono en mano siguió a su amigo hasta el jardín. Allí afuera, el sueño lo hundió más en sus misterios.


Las siluetas danzaban en el aire, soplaban. Sabía que ese gigante estaba por asomarse entre las palmas. Apretando el teléfono miró las hojas en vuelo. Y, de pronto, adivinó el perfil. Vio cómo asomó la cabeza con su enorme ojo desde lo alto de las copas, y trazaba eses de un lado a otro. Luisito tembló como un condenado a muerte. Apenas pudo levantar el móvil y oprimir el obturador. El flash lo cegó. Gritó por su vida y escapó despavorido. El monstruo lo perseguía.


Aún oía el latigazo del viento contra las palmeras cuando distinguió pasos. Se enterró debajo de la almohada. La puerta se abrió: era el fin. Reconoció la voz de su mamá. Aventó las cobijas. Entre el sollozo le contó sobre el monstruo, su ojo de bola y la foto que le tomó. Pero el arrullo de los brazos lo fue durmiendo.


Conchis, su madre, cogió el móvil. Lo aventó sobre su cama. Luis despertó. Sentada, mirando el teléfono y pensando qué hacer, recordó «el mal de ojo». De niña, su mamá dejaba debajo de su cama un huevo, para el «mal de ojo». Se fue a la cocina, oró y colocó el huevo debajo de la cama de Luisito.


Cuando regresó a su recámara, Luis le preguntó cómo era el monstruo. — Tiene un solo ojo, dijo Conchis. —Pero no hay que hablar de monstruos, van a decir que estamos locos, nos van a mandar al psicólogo y le van a querer dar medicina a mi hijo—.  Se acostó y después de un buen rato sin poder dormir, alcanzó el teléfono, movió a su esposo y le dijo, dándole el móvil —tú fuiste niño.


Estaba tan dormido que apenas escuchó a su mamá insistirle que se levantara y se metiera a bañar. Cuando finalmente dejó la cama, buscó el teléfono: no lo encontró. Se acordó de la foto. Corrió al jardín y ahí, frente a él, lo halló tirado sobre el césped. Volteó a su alrededor. Hasta que estuvo seguro, lo recogió. Abrió las fotos. Ahí estaba la imagen brillante y verde. Así descubrió que los monstruos no salen en las fotos.



Con Luisito, soy más que un móvil 

Soy [Phone name], amigo de Luisito.

Juntos sobrevivimos mojadas, caídas y tenemos batería para rato.


Facebook Post

Descubrí con él que los monstruos no salen en las fotos, guardo como un tesoro la foto que tomó de la niña que se sienta en la segunda fila, y lo comunico con su mamá cuando ella lo llama. Soy [Phone name], amigo de Luisito.

Tweet with link to blog post

Soy [Phone name], amigo de Luisito. Juntos intentamos fotografiar a un monstruo ayer. Sigue nuestras aventuras aquí. Blog.[Name].com

We love our hispanic identity

Blogging

Link to blog post

La afición de ir al mercado crece.


Blog post

Es el viaje a los aromas. Todo vibra a vida. La afición al mercado crece.


Mi sobrina, que a los once preguntaba si el pavo que serví en Thanksgiving era orgánico, ahora va al mercado a comprar las jícamas más jugosas que he probado de este lado. Y yo, cuando necesito los aromas frescos en la cocina, allá voy, al mercado. Creo que la afición de mi sobrina por el mercado nació cuando mi hermana la llevó a Guadalajara, ahí se enamoró de las escamochas. Mi amor por el mercado tiene otro origen, la nostalgia.


Mi mercado, el culpable de mi apego, es el mercado de Abastos de Guadalajara. Cada sábado, a eso de las nueve de la mañana aparecía con mis dos bolsas grandes. Los niños del mercado, esperando en la banqueta para arrebatar las bolsas y subirlas a sus carritos, ya estaban listos para la faena de acarrear y cargar. Mi niño era Juanito. 


Conductor experto, Juanito sabía a dónde ir, esquivando a otros niños y señoras en tenis. «Mire, doña, ¡qué sandiotas!», escuchaba su grito. —¡Por probar no se cobra! —agregaba el vendedor. De pronto, el perfecto triángulo rojo, blanco y verde caía en mis manos. Y la mordida de ese cielo rojo, era la señal para que el marchante cerrara el trato —Están en su punto, ¿cuál se lleva?


Una vez, queriendo impresionar al novio, busqué albahaca para preparar spaghetti al pesto. Le dije a Juanito que necesitaba albahaca. Y, como flechas, ahí fuimos, a las hierbas. La puestera me vio con unos ojos y luego me dijo —super efectiva, doña, para la brujería. Y me plantó en las manos un ramote de albahaca para mi hechizo. No les quiero decir los ojos que peló Juanito.


Cada vez que compro basil me acuerdo de mi albahaca. Sonrío. Sí, me da nostalgia, una nostalgia agridulce que diluyo con un suspiro. Contemplo por unos segundos la hilera de frutas y verduras, su fuerza. Y, de ahí, marcho hacia la carnicería. El mercado sigue y yo lo sigo, hasta el final. Después de descargar el mandado en la cajuela saco mi mazapán y me subo al auto. Me siento y, con mucho cuidado, lo abro. Es mi placer secreto, comer mi mazapán ahí en medio del estacionamiento. Solo, entonces, me puedo marchar.


Facebook post

Es el viaje a los aromas. Todo vibra a vida. La afición al mercado crece. Soy mercado, hasta el final.


Excerpt from blog post

Y yo, cuando necesito los aromas frescos en la cocina, allá voy, al mercado. Creo que la afición de mi sobrina por el mercado nació cuando mi hermana la llevó a Guadalajara, ahí se enamoró de las escamochas. Mi amor por el mercado tiene otro origen, la nostalgia.


Tweet with link to blog post

La afición al mercado crece. Soy mercado, hasta el final. Soy #[Market name]. Sigue mi historia [embedded link]



A little bit about me

Why stories?

Stories are one of the most effective tools to engage readers. Creative content writing allows you to touch the senses and emotions of your target market. It also allows you to take your reader on a journey through storytelling. 


Do you write in English?

No. I have the expertise to write content using the full spectrum of literary and journalistic techniques in Spanish. I have worked in Mexico and the United States as marketing writer. Lived there, live here. Born in Tijuana, and studied in National City. I am a true border and bicultural being. My identity is Hispanic. Spanish and Spanglish are my voices.

Native Spanish speaker?

Absolutely! I am a professional Spanish writer, with a BA in Communication in Spanish (Iteso University, Mexico), and a a professional translator (CalState Fullerton). 

I am an expert on the use of literary tools for content writing, with more than ten years of experience writing short stories and prose. I have also participated in creative writing and short story workshops at The Mexican Writer’s Guild (SOGEM) in Mexico, and at Fuente Taja Literaria, in Spain.

Further, I am also a professional typographic proofreader (Penguin Random House), Spain.

Questions? Curious?

Get in touch!

Spanish Copy - Maria Bulman

(949) 444-6866