5 tips de redacción sensorial

Aprende cómo emocionar con tu blog: usa estos cinco tips de escritura de marketing sensorial.

1. Escribe pensando en un solo lector.

Escribe dirigiéndote solo a un lector. La razón es sencilla: leemos de forma individual. Si escribes en plural porque tu texto será leído por muchas personas, tu contenido resultará distante. Este error es común.

Cuando hablamos frente a un grupo de personas, lo hacemos en plural. Pero si escribimos en plural, estamos debilitando la fuerza de la oración. Si nuestro objetivo es despertar sensaciones en el lector, evitemos dirigirnos a ella o a él en plural.

Veamos estos dos ejemplos:

Ustedes (plural)

Cuando entren a la sala, descubrirán todos los tonos del blanco que nunca imaginaron. Sentirán que están dentro de una obra de arte.

(singular)

Cuando entres a la sala, descubrirás todos los tonos del blanco que nunca imaginaste. Sentirás que estás dentro de una obra de arte.

Como lectora, quiero sentir que escribiste solo para mí. Eso abre un nexo entre tú y yo, a través del cual puedes despertar mis emociones.

2. Escribe en tono de conversación, de igual a igual.

Escribe con palabras simples. No carguemos la mente del lector con palabras complejas ni oraciones que solo hablan de todo lo que sabemos. Si lo hacemos, correremos el riesgo de ser etiquetados como presumidos. Si somos escritores de la web, no podemos olvidar que nuestros lectores llevan prisa. Casi es seguro que me lees porque buscas una solución a un problema de escritura sensorial, y si no te la doy casi de inmediato, vas a dejar de leerme. 

Ejemplos:

Tono formal y un poco mandón:

Al ingresar en el sitio web, encontrarás dos comandos: «enviar» y «regresar». Si no deseas enviar la información, es importante que pulses la instrucción «regresar».

La palabra «comandos» puede sustituirse por una palabra más sencilla, como «instrucciones» u «opciones». La frase «es importante», sale sobrando. Pregúntate, ¿para quién es importante que pulsen la instrucción «regresar»? Si no es importante para el lector, esta frase no debe estar ahí. Ponte en los zapatos del lector. 

Tono de conversación, de igual a igual:

Cuando ingreses en el sitio web, encontrarás dos opciones: «enviar» y «regresar». Si no quieres enviar la información, selecciona la opción «regresar».

La sencillez nos acerca. Como lectora, siento que hablas como yo hablo. Me siento en más confianza así.

3. Sustituye los adverbios largos por adverbios de dos palabras.

Los adverbios tienen la habilidad de alargar palabras, lo cual altera el ritmo de la oración. Y casi siempre nos cuesta trabajo encontrarles un lugar en la oración. Son esos ladrillos largos que si ponemos al principio, hunden la idea. Y si los ponemos al final, debilitan la idea. Un texto con muchos adverbios de una sola palabra, nos aburrirá.

Aquí te muestro estos ejemplos:

Versión con adverbio de una sola palabra:

Inmediatamente supo la respuesta.

Sustitución del adverbio «inmediatamente» por su versión de dos palabras «de inmediato»:

Supo la respuesta de inmediato.

Versión con adverbio de una sola palabra:

Lo ayudó desinteresadamente.

Sustitución del adverbio «desinteresadamente» por su versión de dos palabras «de manera desinteresada»:

Lo ayudó de manera desinteresada.

La lectura de párrafos con adverbios largos es tediosa.

4. Evita los adjetivos.

La mayoría de los adjetivos son una oportunidad desperdiciada. Puedes sustituir casi todos los adjetivos por palabras sensoriales que te acercarán al lector. Toma a los adjetivos como una oportunidad para mostrar emociones y sensaciones. La redacción de marketing sensorial se basa, en gran medida, en el arte de sustituir adjetivos por acciones concretas.

Dale rienda suelta a tu imaginación. Imagina a cada adjetivo como una caja que no deja salir a la vivencia. Si la caja dice que el vino estuvo exquisito, abre la caja en tu imaginación, y cuéntanos la vivencia. Dinos ¿qué hizo al vino tan exquisito?

Veamos estos ejemplos:

Adjetivo «tímida»:

Sustitución: Bajó la mirada y ya no dijo una sola palabra o, si la dijo, nadie la escuchó.

Adjetivo «exuberante»:

Sustitución: Nunca había visto tantas flores arropando un sendero. 

Un tip más sobre los adjetivos. Puedes seguir usando los adjetivos que son sensoriales. Estos son ejemplos de adjetivos sensoriales: blanco, rojo, terroso, empolvado, húmedo, helado. Pero si estás tratando con un adjetivo difuso, dale vida con una acción. Estos son algunos adjetivos difusos: exquisito, grandioso, importante, humilde, sensible, tímido, exuberante.

Todos preferimos palabras sensoriales que hablen de vida, que evoquen sensaciones y emociones.

5. Escribe oraciones breves.

Las oraciones con 20 palabras pierden el 10% de comprensión. Y, conforme la oración aumenta sus palabras, su compresión se reduce. Las oraciones de 8 a 14 palabras son las oraciones ideales, ya que se pueden entender al 100%. Una oración que se entiende fácilmente, es una oración que llega mejor al lector. 

Veamos estos ejemplos de oraciones largas y cortas:

Oración original de 26 palabras:

Disfruten de las exquisitas bebidas que acompañan a cada uno de los deliciosos aperitivos que el chef preparó con los ingredientes de la más alta calidad.

Oración dividida en dos oraciones  (10 y 14 palabras):

Disfruten de las exquisitas bebidas que acompañan a cada aperitivo. El chef preparó estos deliciosos aperitivos con los ingredientes de la más alta calidad.

Ayuda a que tu oración llegue al lector con claridad.  

Comparación de un texto sin los tips y un texto con los cinco tips:

Aquí te presento dos textos. El primero no sigue ninguna de estas cinco recomendaciones. El segundo utiliza los cinco tips.

Texto que no toma en cuenta los tips:

Cuando entren a la sala, descubrirán todos los tonos del blanco que nunca imaginaron. Sentirán que están dentro de una obra de arte. Inmediatamente después, serán recibidos por nuestro personal, el cual los atenderá diligentemente para que comiencen su travesía como ustedes lo merecen. Disfruten de las exquisitas bebidas que acompañan a cada uno de los deliciosos aperitivos que el chef preparó con los ingredientes de la más alta calidad.

El texto:

  • Está escrito en plural.
  • Tiene palabras poco comunes (diligentemente, travesía).
  • Usa adverbios (inmediatamente, diligentemente).
  • Usa adjetivos vagos (exquisitas, deliciosos, alta).
  • Tiene dos oraciones largas (21 palabras y 26 palabras).

Texto editado que toma en cuenta los cinco tips: 

Cuando entres a la sala, descubrirás todos los tonos del blanco que nunca imaginaste. Sentirás que estás dentro de una obra de arte. De inmediato, te recibirán nuestros anfitriones. Ellos se encargarán de que este momento sea el inicio de tu aventura. Disfruta un vino blanco afrutado o las notas de seda de un martini. ¿Prefieres un coñac? Tenemos el que te sorprenderá. Luego, goza los bocadillos. Son explosiones de sabor; creaciones con ingredientes que el chef seleccionó pensando en ti.

El texto:

  • Está escrito en singular.
  • Solo cuenta con palabras comunes.
  • No tiene ningún adverbio largo.
  • Solo uso adjetivos sensoriales: blanco, afrutado.
  • Ninguna de las oraciones rebasa las 14 palabras.

De los cinco tips, el referente a los adjetivos es el más difícil de seguir. Pero a la larga, es el más gratificante. ¿Por qué? Porque te ayudará a crear textos que evocan emociones. Puedes comenzar con un adjetivo de cada párrafo. Los otros cuatro tips son más fáciles, puedes seguirlos desde ahora. Con estos pasos sencillos, tu escritura sensorial será mucho más efectiva.

  1. Escribe en singular.
  2. Usa tono de conversación y trátame de igual a igual. 
  3. Sustituye los adverbios largos por adverbios cortos de dos palabras.
  4. Remplaza los adjetivos vagos por la vivencia concreta.
  5. Escribe oraciones que no rebasen las 20 palabras.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

14 More posts in Escritura sensorial category
Recommended for you
Cómo definir a tu lector ideal

Tienes el producto o el servicio; tienes un buen tema qué escribir. Pero ¿quién quieres...