Cómo definir a tu lector ideal

Tienes el producto o el servicio; tienes un buen tema qué escribir. Pero ¿quién quieres que te lea? En serio, ¿quién es esa persona ideal que quieres que lea lo que escribiste? ¿Quieres que te lea alguien que está a punto de comprar el servicio que ofreces? Seguramente sí. 

Imagina que un buen porcentaje de tus lectores se parecen mucho a tu cliente ideal: buscan tu solución y están listos para comprarte algo. Esas personas, con mucha probabilidad, tienen varias cosas en común, que si las conoces te ayudarán a describir el perfil de tu lector ideal. 

Pero, ¿cómo descubres de una vez por todas a tu lector ideal? ¿Cómo conoces por dentro y por fuera a ese lector ideal, para acercarte a él de manera natural? ¿Y justo con las soluciones que tanto busca?

Ya tienes varios artículos publicados. Cuentas con lectores. Dicen que un buen contenido atrae lectores. Pero, ¿cómo sabes si estos lectores son los que quieres? Si no te compran ni siguen tu contenido, es muy probable que esos no sean tus lectores ideales. 

Si escribes un blog conectado a un servicio o producto, si escribes para crear una plataforma de lectores… En conclusión, si escribes para que tu lector haga algo; es mejor que tu lector sea ese lector ideal con el cual sueñas. Y, para esto, debes tener a tu lector ideal bien definido. La escritura de contenidos funciona, cuando lleva una dirección.

¡Comienza a definir a tu lector ideal!

¿Quién es tu lector ideal? Tu lector ideal debe estar buscándote en internet para:

  • Conectarse con tu producto, servicio, iniciativa o actividad.
  • Decidir comprar tu producto o servicio, ir a tu conferencia, etc.

Lo que tienes que hacer es ayudarle a tu lector para que se conecte mejor con tu producto o servicio a través de tu contenido. ¿Para qué? Para que te compre. ¿Redactas para marketing? ¿Redactas marketing sensorial? Entonces, la meta de la escritura de tus contenidos, es propiciar la venta.

Tu lector ideal ya anda por ahí, buscando lo que ofreces. Alguien que no esté buscando lo que ofreces, que por curiosidad aterrizó en tu blog y leyó tu artículo, no es tu lector ideal. Lo mejor es tener a ese lector ideal bien definido, y solo dirigirse a ella o a él. Porque es el que está listo para actuar con base en tu oferta.

Cuando tienes definido al lector que realmente necesitas, puedes dedicarte de lleno a redactar el contenido que cautivará a ese lector. 

Las tres grandes ventajas de tener a tu lector definido:

  1. Puedes enfocarte en crear el contenido que mejor conectará con las emociones del lector ideal.
  2. Sabrás cuáles beneficios deberás mostrar a tu lector ideal.
  3. Podrás hablar de la satisfacción que tu lector ideal sentirá con los beneficios.

¿Cómo conocer bien a tu lector ideal?

Para conocer bien a tu lector ideal, responde a esta preguntas:

¿Qué problemas resuelve tu servicio, tu producto, tu actividad?

Si ya tienes un tiempo con tu negocio, debes saber el motivo por el cual tu servicio existe: su misión. Sabes qué problemas del cliente tus servicios resuelven. Tu contenido debe dirigirse a los lectores que tienen esos mismos problemas.

Tu contenido debe dirigirse a los lectores que tienen los mismos problemas que resuelves para tus clientes. Así es como descubres a tu lector ideal, a través de los problemas que tiene y que puedes resolver.

Resiste la tentación de publicar contenidos que distraigan a tu lector ideal, como «memes», chistes, anécdotas. Si el contenido que deseas publicar no trata los problemas de tus clientes, ese contenido no pertenece en tu sitio. Tu lector ideal, al llegar a tu sitio, quiere encontrar soluciones. Dale a tu lector la solución a su problema. Ese es el lector que te busca, dale lo que espera.

¿Cuáles son los diferentes problemas que tu lector ideal tiene?

Un mismo cliente puede tener varios problemas. Además, un mismo problema puede tener soluciones distintas. Es importante segmentar a los clientes ideales que buscan tus soluciones. Imagina a un cliente local, a un cliente que no tiene un presupuesto holgado, a un cliente que necesita una solución urgente. Cada cliente tiene distintas necesidades. Tu contenido debe cubrir toda la gama de soluciones que hará feliz a ese cliente ideal. Emociona a tu lector con tu contenido.

¿Conoces a tu competencia directa?

Ojalá solo fuéramos nosotros, pero si vas a Google, te darás cuenta que tú, yo, y absolutamente todos tenemos competencia. Y no solo tenemos competencia con respecto a nuestros servicios, tenemos competencia con relación a nuestros contenidos y al trabajo de SEO que hacemos. Puede ser que ofrezcas la mejor solución para tu cliente ideal. Pero si tu cliente ideal no te encuentra en la primera o segunda página de Google, es muy posible que ya no te encuentre.

¿Dónde encontrarás a tu competencia? Ahí mismo, en Google. Ingresa las palabras claves con las cuales tu lector ideal te busca. Ve a las redes sociales, especialmente a Facebook. También revisa Twitter, Instagram y Pinterest. Y si ofreces servicios B2B (negocio a negocio), no olvides LinkedIn. ¿Cuáles empresas encontraste? Lee sus páginas, toma notas. 

Examina con detalle a la competencia que aparece primero que tu página web en Google. ¿Qué palabras claves usa? Lee el contenido de su blog. ¿Publica cada semana o diario? ¿Tiene varios tipos de contenidos en las primeras páginas de Google? Revisa los títulos de sus artículos. Descubre cuáles herramientas usó para llegar a esa posición, y sigue su ejemplo. Sigue su ejemplo con contenidos que resuelvan los problemas más apremiantes de tu lector ideal. Con contenidos que resuelvan mejor los problemas de tu lector ideal.

¿Qué ganará tu lector ideal al elegirte a ti y no a tu competencia?

Responde de manera muy concreta cuáles son todos los beneficios que tu lector ideal recibirá de ti, y que tu competencia no puede darle. ¿Hay algo que puedes hacer mejor que tu competencia? Seguramente hay algo que solo tú y tus servicios pueden hacer por tu lector ideal, algo que te diferencia de tu competencia. Explota esa ventaja, hasta que te coloque por encima de tu competencia directa en los buscadores. No olvides que tu cliente ideal ya está buscando la solución que ofreces. Deja que te encuentre fácilmente, deja que se maraville con tu solución, y que ya no busque más.

Las respuestas a estas cuatro preguntas que vimos te ayudarán a definir a tu lector ideal:

  1. ¿Qué problemas resuelve tu servicio, tu producto, tu actividad?
  2. ¿Cuáles son los diferentes problemas que tu lector ideal tiene?
  3. ¿Conoces a tu competencia directa?
  4. ¿Qué ganará tu lector ideal al elegirte a ti y no a tu competencia?

En este punto, ya tienes definido a tu lector ideal. Y, lo más importante, ya descartaste al lector que pensaste era ideal pero no lo es. Posiblemente lo sea en el futuro, pero en este momento no lo es. Cuando llegue su momento, si llega, buscará la solución que ofreces. 

Ahora, redacta la definición de tu lector ideal.

Definición del lector ideal:

La definición de tu lector ideal debe incluir estos componentes:

  1. El producto o servicio que ofreces.
  2. Información demográfica de tu lector ideal.
  3. Problema del lector ideal.
  4. La solución que das con tu contenido.

Sigue este formato para redactar la definición de tu lector ideal:

«[Nombre de tu marca] crea contenido para ayudar a que [lector ideal] solucione su problema de [problema] con [solución concreta], mucho mejor que la competencia».

Con la definición de tu lector ideal, lograrás la claridad necesaria para crear buenos contenidos; que tienen un motivo de existir, porque ofrecen las soluciones que el lector busca. Saber que escribes para un lector ideal que conoces bien, te permite concentrar tus esfuerzos. Puedes concentrarte en crear el contenido que emocionará a tu lector, que le dará mejores respuestas que las de tu competencia.

Puedes hablar de detalles concretos que sabes tu lector ideal quiere conocer, y que nadie más ha tocado. Puedes acercar a tu lector más a tu producto con marketing sensorial. Hoy, mañana, pasado mañana, tu lector ideal podrá conectarse con tu producto o servicio, con la ayuda de tu contenido. Podrá maravillarse con tus soluciones, y dejar de buscar más.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

14 More posts in Escritura sensorial category
Recommended for you
Reemplaza los adjetivos por momentos

Sustituye los adjetivos por momentos y tendrás un texto pegajoso. Con un texto pegajoso, tu...