Quiero que me lean

Mejora el cierre, úsalo como una herramienta con propósito. Puede ser la herramienta que te ayude a que el lector regrese a leerte, día tras día. Es la solución que casi siempre olvidamos. El párrafo de cierre es una de las partes del artículo más difíciles de escribir. 

Algo tiene ese cierre, casi siempre llegamos a él cansados.

Alcanzaste el último párrafo, y ya agotaste el tema. Y no sabes cómo cerrar el artículo. Escribiste todo lo que tenías que decir. Tus oraciones son cortas, sustituiste adjetivos difusos por adjetivos sensoriales. Y a las oraciones les diste vida con técnicas de marketing sensorial.

Lees todo de nuevo, con la esperanza de sacar una conclusión fulminante y plasmarla en esos últimos tres renglones. Quieres cerrar con broche de oro. ¿Quieres que tu lector te recuerde? ¿Quieres que vuelva mañana a leer tu blog? Sigue este tip de redacción: mejora el cierre, úsalo como una herramienta con propósito.

El cierre de tu artículo es tu última oportunidad para satisfacer a tu lector

El cierre de tu artículo es la última oportunidad que tienes de dejar a un lector satisfecho. ¿Quieres que te lea mañana? Deja al lector con un buen sabor de boca: un buen párrafo de cierre. El cierre es parte importante de la escritura de contenidos. El cierre, aún cuando lo ignores, es la parte final de todo blog que escribas. Puede ser el gran ausente.

Imagina que vas por carretera a otra ciudad. Ya sabes a qué ciudad llegarás, cuál es el camino y cuánto tiempo te tomará el llegar a tu destino. Pero olvidaste un detalle: cuál salida de la carretera tomarás para llegar. Te orillas para investigar qué salida tomar, o decides seguir y atinar la salida.

Si tu artículo fuera esta aventura por carretera, y el cierre de tu artículo fuera esa última salida que desconoces, estás arriesgando el llegar a tu destino. El cierre de tu artículo es la salida que tiene el propósito de dejarte en tu destino final. El cierre termina de entregarle al lector todo. Escribir bien radica en esa habilidad de poder entregarle al lector todo.

Antes de subirte al automóvil de la escritura, define cuál es la última salida que te dejará en tu destino. Durante el trayecto, no pierdas de vista la salida de tu artículo. El planear el cierre del artículo es tan importante, como para dejarlo hasta el final. 

¿Quieres un párrafo de cierre intenso? ¿Un cierre inesperado? No importa qué tan inesperado resulte el cierre para el lector; el cierre no debe ser sorpresa para ti, solo para el lector. 

¿Cómo dejar al lector satisfecho y con ganas de regresar? Dale a tu cierre un propósito. 

Conoce el propósito de tu tema, conoce tu cierre:

La manera más sencilla de saber qué decir en el cierre, es saber el propósito del tema del artículo, desde un principio.

Veamos tips de redacción más concretos:

Si escribes un artículo de opinión sobre la protección de las selvas, quizás el propósito de tu escrito sea el impulsar una acción en particular, como no desperdiciar el agua. El cierre de tu artículo puede enfocarse en la satisfacción que sentirá el lector cuando no desperdicia el agua.

Si tu artículo es sobre la inseguridad escolar, es posible que el propósito de tu artículo sea motivar al lector para que sus hijos tomen cursos de defensa personal. En este caso, tu cierre podría enfocarse en la satisfacción que el lector sentirá cuando vea a sus hijos aprender defensa personal. 

Acaso tu artículo sea sobre la historia de tu marca. Y tu propósito sea dejar en el lector un buen sabor de boca, una sensación agradable. Podrías cerrar tu escrito con una anécdota que contagie al lector de esa emoción agradable. 

No confundamos el tema con el propósito del tema. El tema es sobre lo que escribimos, y el propósito es lo que queremos que el lector haga: pensar, comprar, dudar, solucionar, etc.

Ejemplos de tema y propósito:

Tema: la protección de las selvas.

Propósito: impulsar al lector para que no desperdicie agua.

Tema: la seguridad en las escuelas secundarias.

Propósito: motivar al lector para que sus hijos tomen clases de defensa personal.

Tema: la historia de tu empresa.

Propósito: provocar en el lector una agradable experiencia. 

Tu cierre es el propósito de tu tema. Solo que le falta un ingrediente para que satisfaga al lector.

Conoce tu cierre y envuélvelo como un regalo:

El cierre de tu artículo debe coincidir con el propósito de tu tema. Cuando tienes el propósito de tu tema claro, podrás redactar mejor tu cierre. Examina qué beneficios puedes ofrecerle al lector en tu cierre. Envuelve esos beneficios en oraciones que provoquen satisfacción en el lector. En esta redacción final, las técnicas de la escritura sensorial te pueden ayudar. Puede ser la satisfacción que el lector siente cuando no desperdicia agua; la satisfacción que el lector siente al ver a sus hijos aprendiendo defensa personal; la emoción agradable que el lector siente acerca de tu marca. 

Ahora, ¡a entregar el regalo!

Ni tan corto, ni tan largo:

Otro aspecto del cierre es su extensión. El cierre debe ocupar entre el 10 y 15 por ciento de tu artículo. Un cierre del 20 por ciento o más, parecerá más una labor de convencimiento. Un cierre del 5 por ciento o menos, parecerá como un escape desesperado. Y un artículo sin cierre, se verá incompleto. Las oraciones cortas, ayudarán a mantener un cierre equilibrado.

En conclusión, como hemos visto, para resumir:

No nos digas lo obvio cuando lo obvio está presente. No necesitamos anunciar que estamos por finalizar el artículo con recursos tan conocidos como: en conclusión, resumiendo, por último. El propósito hecho conclusión o resumen, debe emerger de manera natural, como resultado de todo el camino recorrido en la lectura. Debemos sentir que llegamos bien a ese destino final. Escribir bien, nos asegura llegar bien.

Y hablando de llegar bien a ese destino final:

La escritura de un texto es un viaje con lo conocido a lo desconocido. En ese espacio, tratamos de decir lo verdadero oración tras oración. Puede ser un cuento, una parodia. Puede ser una crónica o una lista de consejos. Lo esencial es que el lector que sigue la aventura de leernos, nos lea verdaderos. Si el cuerpo del artículo es lógico, la lectura llegará bien a su destino final. El arte de escribir contenidos descansa en esta verdad.

Por cierto. ¿Te has preguntado cuál es el destino final del cierre de un artículo?

El destino final de todo cierre es un lector transformado. Un buen cierre expulsa al lector de los pensamientos del escritor y lo regresa, con algo nuevo, a sí mismo. Y, si gracias a una afortunada redacción, el cierre del artículo dejó en nuestro lector una nueva perspectiva y una curiosidad genuina: podemos esperar que nuestro lector vuelva.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

14 More posts in Escritura sensorial category
Recommended for you
Cómo definir a tu lector ideal

Tienes el producto o el servicio; tienes un buen tema qué escribir. Pero ¿quién quieres...