Reemplaza los adjetivos por momentos

Sustituye los adjetivos por momentos y tendrás un texto pegajoso. Con un texto pegajoso, tu lectora podrá sentir lo que le compartes. Con un texto pegajoso, tu lector podrá sentir que conversas con él. El reemplazo de adjetivos por momentos, es una solución de escritura sensorial que puedes utilizar en todos tus contenidos. 

Si te dedicas a escribir blogs, esta técnica de redacción de contenidos te ayudará a que le des vida a todo lo que escribes. Como redactora o redactor de marketing sensorial necesitas soluciones concretas. 

¿El texto menciona el llanto exasperante de un bebé? Ahí tienes una oportunidad de inquietarnos con un momento difícil. ¿Tu artículo habla de los ricos ingredientes del mole mexicano? Esta es una oportunidad de poner sabores en la boca del lector. La narración de momentos sirve para desechar los adjetivos que estorban.

Elige el párrafo que transformarás: 

Primero, escribe tu artículo. Ya que tengas el borrador, escoge el párrafo que transformarás. Pero, ¿cómo elegirlo? Elige el párrafo que esté más cerca del cuerpo. El párrafo que está más cerca del cuerpo es el que habla de sabores, olores, piel, sonidos e imágenes. Es el párrafo más cercano a la vida, el que te dará la oportunidad de reemplazar tus adjetivos por momentos. El que ta facilitará la redacción sensorial.

Descubre el adjetivo sensorial clave:

El párrafo que elegiste tiene un adjetivo sensorial clave. ¿Cuál es ese adjetivo? Es el adjetivo con más intensidad para el lector.

Veamos el párrafo que elegimos para este ejercicio:

Los bebés pequeños pueden ser, en momentos, criaturas sumamente exasperantes. Aunque para ellos el llanto es su manera de comunicación principal y lo utilizan para alertar a sus padres sobre lo que necesitan, no siempre es posible conocer ni resolver el motivo del llanto. 

El adjetivo sensorial clave con más intensidad para el lector: exasperante.

En este momento, pudieras pensar que si el párrafo está claro, ¿para qué transformarlo? La idea está ahí, pero ¿la comunicación? ¿Es la comunicación pegajosa, como para que la lectora continúe leyendo cuatro párrafos más? Si el objetivo es mantener a nuestra lectora entretenida, debemos escribir más pegajoso; salpicar la lectura con párrafos que evoquen sensaciones y emociones, con escritura sensorial.

Reemplaza tu adjetivo clave por un momento:

Imagina qué momentos pueden expresar ese adjetivo clave. Elige el que más te acerque a tu lectora o lector. En nuestro ejemplo, ¿qué momentos pueden expresar la exasperación? Pueden ser muchos. Lo que imaginé fue a una madre con su recién nacido. Una madre que está aprendiendo a navegar la maternidad y enfrenta un momento difícil: el llanto sin solución de su bebé. Mientras su bebé duerme, la imaginé tratando de tomarse un breve descanso. Está frente a la ventana, apenas le da un sorbo a su té preferido.

Teje el momento con palabras sensoriales: 

Ya reemplazaste tu adjetivo clave por un momento. Ese momento está vivo. Ahora describe los detalles. En mi caso vi que el té es de hierbabuena. Detrás de la ventana hay un rosal. 

Este es el momento que redacté con palabras sensoriales:

Aspiras el aroma a hierbabuena del té; por fin, ese sorbo te regresa a la mañana. Te das cuenta que el rosal está lleno de rosas, cuando el llanto vuelve. Corres, lo coges en vuelo y lo abrazas. Comió, está arropado. Es el llanto cólico de los tres meses, te dijo el pediatra. Otro té frío, otra mañana que te sientes sin ti.

Los nuevos adjetivos que incluí en la solución de arriba son sensoriales:

Lleno

Cólico 

Frío 

La narración del momento conserva la idea original, pero la comunica mejor. Con los sentidos, podemos desechar los adjetivos que no sirven; podemos hacer al texto pegajoso. 

Ahora, veamos este segundo ejemplo:

El mole ha sido uno de los platillos mexicanos más representativos en el arte culinario, a partir de la época colonial. Ahora, este delicioso platillo es un signo de la mezcla indígena de México y la herencia europea. Los ingredientes del mole se conservan como parte de una leyenda. Su popularidad por el mundo ha crecido considerablemente en las décadas pasadas. 

Este es el adjetivo clave que elegí porque es el único adjetivo sensorial presente: ingredientes.

Ya que la idea principal del párrafo es la descripción de uno de los platillos más representativos de México, el mole, la nueva descripción puede resultar bastante pegajosa.

Esta solución describe el mole mexicano con palabras sensoriales:

Si has probado el mole rojo, verde o negro has probado el corazón de México. Hace 500 años, el chocolate, las pepitas y los chiles indígenas hallaron un nuevo amor en las manos de las monjas de la Colonia. Cuando pongas esa mezcla terrosa, musgosa o dulce en tu boca, recuerda que es puro amor mexicano. 

Los nuevos adjetivos sensoriales que incluí son:

Rojo

Verde

Negro

Indígena 

Terrosa

Musgosa

Mexicano

Échale un ojo a esos adjetivos que puedes sustituir por un momento concreto. ¿Las vacaciones fueron fabulosas? Comparte con nosotros un momento fabuloso de esas vacaciones. ¿El automóvil tiene todo y más? Dinos a qué te refieres con «todo y más».  

No necesitas transformar todos los párrafos en momentos. Pero sí puedes usar esta técnica en todos tus textos. De cada artículo que escribas, puedes elegir ese párrafo ideal. Tienes el poder de transformar en momentos ese párrafo vital, que evocará en tu lector emociones. Con más párrafos pegajosos la lectura se prolonga, no lo olvides. 

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

14 More posts in Escritura sensorial category
Recommended for you
Cómo definir a tu lector ideal

Tienes el producto o el servicio; tienes un buen tema qué escribir. Pero ¿quién quieres...